Muerte de una república: La filtración que nadie quiso.

periodismo-independienteLa Alkantarilla tuvo acceso y publica, en exclusiva, cuatro fragmentos que fueron tachados de Muerte de una Res publica: La historia de como bajé de pesoMuerte de una Republica” de Eduardo Henriquez, que se acaba de publicar:

Mucha gente me pregunta cómo sé que soy especial. Es difícil decirlo; digamos que siempre lo supe. Yo, desde el colegio, ya sabía que ninguno de los que me rodeaban estaba a mi altura. Como presidente de mi sección, en 3ºA, decidí ocupar 3ºB y liberar a aquellos pobres chavalos del pésimo presidente que habían elegido. No fue una decisión fácil; tuve que mandar a varios muchachos a luchar a la cancha del colegio, pero, al final, conseguimos la victoria. Ese día me di cuenta que estaba destinado a algo más grande que yo mismo.

La primera vez que supe que no era un ser humano común y corriente (me acuerdo bastante bien) fue cuando sobreviví al ataque del11 de septiembre. Salí de las torres gemelas envuelto en llamas, y pensé: “¿cómo es posible que haya podido sobrevivir?”  Nadie podía explicárselo. Los médicos no salían de su asombro, tampoco mi nutricionista. A todo el mundo le pareció… Milagroso. Esa noche soñé con Dios. Era una luz con voz, no tenía rostro. Me iluminó con su haz y me dijo: “Guayo, si te salvé es porque te necesito vivo para que lideres a la humanidad”. Me dijo un par de cosas sobre la vez que vi a mis padres haciendo el amor, lo que me ha llevado a ciertos hábitos que la gente tacha de “excéntricos”, pero ese es tema para otro libro. En fin, aquella experiencia me cambió, y claro, desde entonces soy mucho más humilde.

Me atrevo a decir que Fabian es mi mejor amigo. Compartimos una envidiable visión del mundo, la visión de los verdaderos líderes de la humanidad. Fabián me planteó un reto fascinante, que consistía en convencer a todo un país de que nosotros teníamos razón mientras les mal informábamos. Nunca antes se había intentado algo tan ambicioso, así que acepté inmediatamente. Esta ha sido una gran experiencia de la que guardo muchos buenos amigos, amigos en la causa como Carlos Fernando Chamorro.

Creo que un hombre debe cuidarse con independencia de su edad. A todos nos gusta vernos y sentirnos sexys y yo no soy la excepción. Mi régimen lo empecé corriendo cinco kilómetros diarios; hoy corro veinte sin sudar. Claro, nunca he sudado. Mi doctor dice que es un trastorno glandular, pero yo lo llamo don.

Guayo en sus primeros años en La Prensa

*Quedamos a la espera de la segunda parte del libro, del cual el reconocido periodista nos adelantó su no menos panfletario titulo: Madre sólo hay una, calcetines hay millones.

Anuncios

8 pensamientos en “Muerte de una república: La filtración que nadie quiso.

  1. …..jajajajajaja…genial Alkantarilla….estoy a la espera de la segunda parte… la modificacion del título ” La muerte de una res pública: La historia de cómo bajé de peso”….. no tiene palabras….jajajaja… lo avergonzastes… ya era hora. Saludos

  2. tanto este pròjimo como el del canal 12 , vanidosos y engañados, en su soberbia creen que son la crema del periodismo en Nicaraguita, pobres y simples empleados de sus patrones, salud y sigan denunciando estos cretinos, afeminados y egocèntricos tontos ùtiles!!!!!!

  3. Gracias por esto don Manuel; hacía tiempo no me pasaba por tu esquina, y reencontrarla con esto fue sublime y alegre n.n

    Espero más entradas de Manuleaks (atan cabos sueltos, como los de CFC, que se agradecen mucho :D)

¿Estás pensando en algo? ...deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s