Interlocal Managua – Masaya (Post express)

La inmensa mayoría de mis desplazamientos los hago en bus.

Al tener un horario más o menos fijo, suelo coincidir regularmente con varios conductores cuando voy a mi trabajo, la gran mayoría son de lo más normal, pero destacan tres, por diferentes razones:

Romero”, apodado así en uno de los momentos más tontos de mi vida (normalmente se dan entre las 7 y las 8 am) y buscando una palabra que rimara fácil con busero: Moreno y tranquilo, nunca se altera, se para en los semáforos casi antes de que se pongan en amarillo. Totalmente contraindicado en las mañanas, sobre todo los lunes, cuando se te pega la sábana y vas tarde a trabajar. Muy recomendable las tardes nubladas, cuando no hay prisa en regresar a la casa.

“El fiera”, apodado así no sé muy bien por qué: Es el mejor de todos, siempre a la velocidad perfecta, si está en la terminal me avisa si me da tiempo de tomarme un café, si me ve llegar corriendo como loco a la parada frente al Edificio Pellas me espera siempre…es el más diaca, recomendable para todas las ocasiones.

A diferencia de “El loco”, que como su nombre indica, pone nuestras vidas en peligro, cada vez que cometemos la imprudencia de subir a su unidad.


Este no espera a nadie, le da igual que llegués corriendo, que haga mucho calor o esté cayendo palo de agua y no lleves paraguas.

Tiene una ventaja: Como para él, lo del semáforo en rojo es sólo una “sugerencia”, me lleva hasta Masaya en dos patadas.

Hace unos meses viví con él la siguiente “experiencia cercana a la muerte”: Normalmente, del trabajo a la casa un bus normal (que además me lleva de puerta a puerta) tarda unos 35-40 minutos…  pues tardamos 17. ¿Y cómo lo hizo? En la primera parada abrió las puertas menos de 10 segundos, y salió pitando, casi se cayó una señora, pero él como si nada.

Se saltó la segunda y tercera parada, nadie quería bajarse, pero había gente esperando en la parada para subir, pero esto le dio exactamente igual y allí se quedó la pobre gente, perjurando en arameo y acordándose de la  santa madre de “El loco”…en ese momento tuve que apagar el ipod para dedicar toda mi atención a los sucesos de mi alrededor.

Durante cinco o seis paradas el comportamiento fue casi normal, aunque se salto los dos semáforos de la primera y segunda entrada a Las Colinas, supongo que para compensar el tiempo que perdió en las paradas, no quiso detenerse en la parada del Ministerio  y ya en la parada anterior a la mía un broder le grito para bajar, pero él ni caso, que tenía mucha prisa para poder saltarse el semáforo del Pharao´s, por suerte, ante la amenaza de una muerte lenta y cruel paró en la siguiente,  en la del Super de “La Unión” en la que me bajé, aunque, fiel a sus principios, arrancó antes de que mis dos pies estuvieran en el piso. Creo que llegaron todos sanos y salvos porque me lo he encontrado de nuevo…

Aunque desde entonces trato de evitarlo, no siempre lo consigo…las dos últimas veces, a pesar de que sigue un poco loco, parece que se ha reformado apenitas, pero los semáforos siguen siendo meramente orientativos.

Anuncios

8 pensamientos en “Interlocal Managua – Masaya (Post express)

  1. Qué gráfico jajajaja como siempre!
    Me he imaginado hasta a la pobre señora que casi se cae…
    En fin, que lo de andar en bus no deja de tener sus ventajas cuando de anécdotas se trata…
    Que siempre tengás buen viaje y que no te toque tan a menudo el Loco…

    • Ojalá no me toque, de nuevo… en lo que va del año me lo he encontrado dos veces. Hoy me vine con Romero, llegué tarde y me regañaron 😦

¿Estás pensando en algo? ...deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s