Miércoles: El regreso, teatro y cine

Hace un mes y dos días escribí en mi tuita:

Ayer miércoles, el día tenia cara de que iba a ser igual así que en cuanto pude lancé esta advertencia:

Pues no, no me sirvió de nada ponerme amenazante. Lo peor del día es que después de mucho tiempo de no saber nada de él, Pendejodemierdaquerevisainformesyotrascosasmás me volvió a escribir. En esencia, para lo mismo de siempre, joderme la vida porque no hizo bien su trabajo. Empiezo a creer que tengo poderes psíquicos, porque no menos hace de dos días lo mencioné y hoy me escribe. Tengo miedo de mi.

Es medio raro que lo haya hecho, desde febrero no sabia nada de él. Esta vez se puso bien feo. En resumen terminé perdiendo el zen y le dije: ” ¿ Vos sabes por qué la vida del perro es corta? Porque se mete donde no le importa “. Otro día se los cuento con lujo de detalles.

Con mi moral hecha paste me dije “Me voy a la calle, ¡a gastar! Pero no me fui a gastar, me fui al teatro, platiqué con una amiga de las que me acosan por el Gtalk y terminamos hablando de la peli de Sean Penn “Milk“. Y de eso les vengo a hablar hoy.

Lo del teatro

La obra se llamaba 72/6.2 y es una adaptación de otra obra llamada “Bajo un sol amarillo, memorias de un temblor” del director Cesar Brie.

El argumento de esta propuesta teatral intenta crear un ambiente reflexivo frente a los sucesos acontecidos durante, y sobre todo después del terremoto de Diciembre del 72 en Managua. Para lograrlo, la obra está fragmentada en dos partes:

  1. La que muestra la catástrofe como tal, en la que se representa teatralmente el poder destructor de la naturaleza y la fragilidad del hombre ante sus caprichos.
  2. La que hace una crítica reflexiva, sobre la cotidianidad de los sobrevivientes tras el terremoto y el estado de corrupción e injusticia social que se genera en las autoridades de turno.

El humor de esta obra está reservado a la ironía. Desde el periodista que corre por el escenario con un micrófono haciendo preguntas tontas a las víctimas, al gobierno que en plena ciudad devastada sólo empeora las cosas hasta, la caterva de políticos que saltan a las calles prometiendo lo que ellos piensan que los sobrevivientes quieren oír, es histéricamente triste ver cómo los supuestos rescatistas y solucionadores de problemas son en realidad oportunistas y abusadores.

Aunque los choques de luz dentro de la cual los actores ejecutaron la obra si fueron un dispositivo bastante eficaz para transmitir el aislamiento de la noche y la claustrofobia de ser enterrado vivo, debo decir también, que el desempeño conjunto de ellos como tales me pareció mas bien regular. A mí personalmente no lograron crearme una experiencia tremendamente viva de esa tragedia.

Lo de la Película

Primero quiero dejar bien clara mi opinión:  Creo firmemente que Sean Penn es como Jesús, pero con Crocks.

Pues como lo dije antes, hablando estaba de la obra con mi amiga y terminamos hablando no sé como de Sean Penn y su película Milk. Así que reposteo en mi alkantarilla, lo que alguna vez fue una nota con dedicatoria para algunos amigos en Facebook.

Milk es un rescate y ejercicio de memoria necesario para Estados Unidos, lo digo en serio. Mas que para otras sociedades… para ellos.

En esta película se puede hablar de dos cosas:

 1. El filme en sí mismo

Sin intentar idealizarlo, esta película narra la historia del primer político estadounidense abiertamente homosexual: Harvey Milk. Presenta y muestra su figura perfectamente, todos los personajes (menos uno) son gente que podríamos simplificar como “buenos” y no son desarrollados.

La falla de la película es su preferencia por la superficialidad, ya que está más interesada en presentar la problemática y reivindicar la figura de Milk que en componer un drama político profundo. Todas las batallas y victorias políticas son más referidas que mostradas

Esto no quita que sea de calidad, la peli está bien aunque no vaya a pasar a la historia. Se trata de una cinta emotiva pero medida, interesante pero lamentablemente necesaria.

2. Sean Penn ( ¡Cómo no! )

Este actor me tiene convencido que puede representar cualquier personaje y hacerlo ver como si no requiriera ninguna ciencia

En este caso compone una interpretación magnífica, cargando de matices y profundidad al personaje, esta implacable en su papel: claro, entendible, creíble, responsable y  lo más importante de todo… GAY. Sean Penn borda su papel magistralmente, incluso he llegado a pensar si realmente conocía al personaje. Es que además de hacerlo de maravilla tiene cierto parecido físico con el auténtico político. Sin duda estamos ante una de las mejores interpretaciones de este actor.

Y bueno eso, mi miércoles fue una mierda… pero un poco de teatro y los amigos lo solucionan todo.

Anuncios

7 pensamientos en “Miércoles: El regreso, teatro y cine

  1. Mirá vos! otra coincidencia. Estuve en el teatro ayer, en la misma sala claustrofóbica y mi rinitis alérgica se aceleró por el polvo del aserrín supongo, me lo pasé estornudando durante toda la obra y aún sigo mal. Lo bueno, la obra, me gustó bastante, sobre todo su argumento. No tenía idea de que fuera una adaptación, muy buen dato. En realidad tampoco sentí una experiencia tan vívida de la tragedia, pero pude concebirla desde algunas escenas que en verdad estuvieron muy buenas. Confieso que valoro la sutileza en la que dentro de la misma obra se pasa de lo trágico a lo cómico.

    Por otro lado, Milk, es una de mis pelis. Estuve en La Castro, la calle en la que se inicia todo el movimiento, en la casa de Harvey Milk, no había salido la peli aún en los cines. La historia que me relataban cuando estuve ahí y lo que leí sí que es increíble en semejanza a la peli, sin embargo, concuerdo con vos en que se queda corta con relación al asunto político y social que en verdad generó en su tiempo.
    Como siempre Manu, buen trabajo!
    Yo, a quien ya podés contar entre tus lectoras.

    • Pues estoy seguro que nadie escuchó los estornudos, al menos yo no. El polvo de aserrín supongo… y la cereza del pastel la pusó el paraguas lleno de tierra… ufffff

      Creo que la obra en sí misma daba para más, pero esta vez los chavalos se quedaron cortos en las interpretaciones. Caso contrario de la obra “Hagase la mujer” que el mismo grupo representó hace poco más de un mes creo. Ahí si que las representaciones fueron impecables.

      ¿Estuviste en La Castro y en la casa de Harvey Milk ? Muero de la envidia 😛

      Gracias por venir siempre por aquí y dejar un rastro, tenerte entre mis lectoras es desafiante, espero estar a la altura siempre… hoy has evitado que un perrito muera 😉

¿Estás pensando en algo? ...deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s