Sex food (click al video y leer de ser posible tres veces)

Prisila de Cartago:

Uno de esos seres interesantes que emanan una energía particularmente sensual… aunque tiene también cierto aire de inocencia (desde que la vi) nunca dejo de parecerme uno de esos ángeles mórbidos…

Trabajaba en una tienda de San José y siempre estuve seguro que podía venderle hasta luces a un ciego.

La primera vez que nos encontramos ella trato con cautela esconderme su voz, jamas había arriesgado yo tanto como para aproximarme a alguien, pero es que no fueron suficientes los hologramas de su indiferencia.

Todo fue hablar: la locura, el cuerpo que vierte sus sales, la fatiga… todo llegó a su tiempo.

Tres mil seiscientas estrellas murieron la primera noche, entre sus piernas y jardines de cristal de nieve alcaloide… hubo canales y demonios abriéndose paso por las venas y claro besos en la boca.

La verdad es que Priscila me pareció una de esas luces genitales, que expiden ficciones al mundo delimitando ofertas y que bajan en aspas falanges sobre ciertos reveses… en este caso los míos.

Ahora así es como la recuerdo: Sus ojos de fuego, el envés de su danza en el viento, la voz bordada de trinos y su lengua recorriendo todo mi cuerpo… su enorme pequeñez y su profundo veneno

Anuncios

2 pensamientos en “Sex food (click al video y leer de ser posible tres veces)

¿Estás pensando en algo? ...deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s